Home Sin categoría Cuidado de la sonda nasogástrica

Cuidado de la sonda nasogástrica

by ecamiro

Muchas personas necesitan de ayuda para poder alimentarse o tomar medicamentos, bien sea porque están en coma y no tienen manera de ingerir nada de forma voluntaria, o bien porque se niegan por alguna razón a alimentarse o curarse. Para esos casos se utilizan las sondas nasogástricas (tubos que se introducen por la nariz y se conectan con el estómago) o las gastrostomías (un orificio que se practica en la pared del abdomen para introducir una sonda de alimentación en el estómago).

Cuidados básicos del paciente con sonda:

  • Hay que limpiar la boca tras cada toma de alimento o al menos dos veces al día. Para ello deben cepillarse los dientes y la lengua con un antiséptico o elixir, intentando que no se trague líquido.
  • Hidratar los labios con crema de cacao o vaselina al menos dos veces al día.
  • También se deben limpiar las fosas nasales con cuidado, utilizando un bastoncillo de algodón humedecido con agua caliente o templada.
  • Aplicar crema hidratante en los orificios nasales para evitar irritaciones.

Cuidados de la sonda nasogástrica: 

  • Lavar la sonda con agua jabonosa diariamente y secarla bien.
  • Limpiar el tapón de la sonda cuidadosamente y secarlo bien para evitar que se quede pegado.
  • Cada día es conveniente apoyar esta sonda en un lugar diferente para evitar que la piel se lesione.
  • Cambiar el esparadrapo o tirita cada día.
  • Si nota que la sonda se oscurece, presenta grietas u orificios, avise a su médico o enfermera.
  • El cambio de la sonda lo indicará el médico o enfermera cuando lo crea oportuno (el tiempo máximo recomendable es de 6 meses).

You may also like

Leave a Comment